DESARROLLO EMOCIONAL: Evita la Impulsividad

La impulsividad es una enfermedad, nos hace cometer errores y tomar malas acciones y decisiones.



Una retirada a tiempo es una victoria. Shakespeare


A veces todos sufrimos daño o hacemos daño a los demás debido a nuestras acciones y decisiones impulsivas. Podemos actuar de forma rápida y reflexiva. O, sin tener en cuenta la posibles consecuencias, sencillamente podemos permitirnos ser temerarios.

Imagina, a modo de analogía, que estás en la orilla de un lago helado y desconocido. ¿Te lanzas inmediatamente hacia el centro para ver hasta donde y con qué rapidez puedes patinar? ¿O antes compruebas si el hielo aguantará? Asimismo, ¿Piensas detenidamente en los posibles peligros, uno de los cuales es que no hay ninguna otra persona en los alrededores? ¿Y si ya has empezado impulsivamente a cruzar el lago y el hielo comienza a agrietarse debajo de tus pies? ¿Prestas atención y retrocedes...o sigues adelante?

Si bien es cierto que hay veces en que actuar impulsivamente puede dar buenos resultados, pocas personas discreparán de la afirmación de que normalmente es mucho más aconsejable pensar las cosas con detenimiento. Nos tomamos el tiempo que haga falta para pensar en las posibles consecuencias de nuestras acciones y decisiones, incluso cuando nos encontramos bajo presiones externas como, por ejemplo, la impaciencia de los demás.

También procuramos escuchar siempre a nuestra intuición y prestar atención especial cuando nuestra voz interior dice: ¡No lo hagas!. Y cuando nos encontramos con que ya hemos empezado a actuar impulsivamente tratamos de retroceder antes de llegar demasiado lejos.

PENSAMIENTO POSITIVO PARA HOY:
Presta especial atención a tu voz interior, sobre todo cuando recomiende prudencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario sobre este artículo aquí: