Pensamiento Positivo: La Fuerza de la Voluntad

La fuerza no proviene de la capacidad física si no de la voluntad del alma

La voluntad es determinación, firmeza en los propósitos, solidez en los objetivos y ánimo frente a las dificultades. Todo lo grande del hombre es hijo de la abnegación; así, por ejemplo, la entereza de volver a empezar, cueste lo que cueste, privándose uno de cosas buenas, pero que en ese momento exigen un recorte para después dirigirse hacia objetivos de mayor densidad. Quien tiene educada la voluntad es más libre y puede llevar su vida hacia donde quiera. 

El hombre de nuestros días, convulsionado y un tanto perdido, deambula de un sitio a otro, muchas veces sin unos referentes claros. Cuando la voluntad se ha ido formando a base de ejercicios continuos, está dispuesta a vencerse, a ceder, a dominarse a buscar lo mejor. 

En este sentido, podemos llegar a afirmar que no se es más libre cuando se tiene capacidad de elegir aquello que hace más persona, cuando se aspira a lo mejor; y para ello, hay que tener una cierta visión de futuro. Si hay lucha y esfuerzo, se puede ir hacia lo mejor; si hay dejadez, desidia, abandono y poco espíritu de combate, todo se va deslizando hacia una versión pobre, carente de aspiraciones, de forma que surge lo peor de uno mismo.   

Enrique Rojas (Psiquiatra Español)

Para triunfar en cualquier empresa, además de mantener tus pensamientos en un nivel positivo, debes emplear paralelamente el poder de la voluntad y una actividad continua. Todo el mundo de las manifestaciones externas no es sino el producto de la voluntad; mas dicho poder no siempre es empleado en forma consciente.

Así como existe un voluntad consciente, existe también una voluntad mecánica. El motor de todos tus poderes es la volición, la "fuerza de voluntad". Sin ella no puedes caminar, conversar, trabajar, pensar o sentir. La voluntad es pues, la fuente donde brotan todas tus acciones. Si quisieras suspender el ejercicio de la voluntad, sería preciso que permanecieses tanto física como mentalmente en la inactividad más absoluta, ya que en el mero acto de mover una mano, por ejemplo, estás haciendo uso de la voluntad. De hecho, es imposible vivir sin hacer uso de esta fuerza.

Yogananda (Gurú Indú)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario sobre este artículo aquí: