Pensamiento Positivo: Autoconocimiento II

Autoconocimiento 2, del autoconocimiento a la autoestima

El Conocimiento de nosotros mismos, sin dejar de ser realista y objetivo, ha de permitirnos localizar la atención en nuestras cualidades más relevantes. Aquellas que nos permitan sentar las bases de una autoestima que nos impulse a la acción y realización de nuestros mejores deseos, de nuestros ideales. Un obstáculo que fácilmente puede surgir al mirar hacia dentro de nosotros mismos con ojos de sincera autocrítica, con justicia, con justicia y sin presunción es que caigamos en la autocompasión y el desánimo al ver nuestras carencias y limitaciones y la distancia a que nos encontramos de nuestros ideales y objetivos. 

Pero es precisamente la toma de conciencia de lo que somos y de nuestras más preciadas y relevantes aptitudes lo que potenciará nuestro esfuerzo y disposición para la lucha, alentándonos a apuntar bien alto en la dirección segura de lo que debemos ser. El conocimiento de nosotros mismos nos permitirá averiguar lo que podemos llegar a ser sin perder la referencia y la guía de lo que debemos ser, de nuestros ideales.

Bernabé Tierno (psicólogo y escritor)

El vivo interés por todo lo que nos rodea es magnífico, pero también hay que avivar el interés por autoconocerse y explorar o examinar los estados internos. La vía del autoconocimiento es la que realmente nos hará más sosegados y nos permitirá saber cómo somos y qué queremos modificar en nosotros mismos; también descubriremos las causas de nuestro sufrimiento interior y estaremos así mejor preparados para despojarnos de esas espinas. El autoconocimiento se realiza no mediante la lectura de libros o la asistencia a conferencias de doctos notables, sino mediante la observación de nosotros mismos y la auto-vigilancia.

Ramiro Calle

El hombre de hoy flota a la deriva, sin convicciones, sin firmeza, sin horizontes...El gran vacío moral que le caracteriza le está llevando a convertirse en el peor enemigo de sí mismo, atenazado por la ambición, las riquezas, la fama y el afán de aparentar. Sin esa necesaria mirada, serena y profunda, hacia el interior de nosotros mismos, cada vez seremos más vulnerables y fáciles de manipular mentalmente por el entorno. "si quieres algo bueno, búscalo en ti mismo, decía Epícteto. No hay duda de que conocerse a sí mismo conduce al hombre a convertirse en el artífice de su propia vida.

Bernabé Tierno


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja un comentario sobre este artículo aquí: